RESISTENCIA, REBELDÍA, REBELIÓN, REVOLUCIÓN.

En el reciente debate parlamentario sobre la moción de censura para destituir a Mariano Rajoy comprobamos una vez más que las convenciones parlamentarias están profundamente arraigadas. Al parecer, es muy difícil salir de ese modelo de política que todo lo dirime entre carismáticos dirigentes; tampoco del sistema de representación donde las decisiones trascendentales las toman líderes indiscutidos, soslayando que la democracia debería ser una forma de organización social que atribuyese la titularidad del poder al conjunto de la ciudadanía.

Por lo que se ve, tampoco las nuevas fuerzas políticas surgidas tras el 15M, en teoría mucho más proclives a impulsar cambios en esa dirección, parecen muy dispuestas a abordar cambios demasiado significativos (por lo menos así lo demuestran algunos hechos y cierta inercia a seguir apoyándose en liderazgos personalistas). Sin ir más lejos, hace unos días Pablo Iglesias e Irene Montero convocaron a las bases de Podemos para una consulta que les pudiera ratificar en su liderazgo, como si con ese gesto quisieran afirmar que su continuidad es imprescindible para el futuro de la organización y no hubiera más alternativa. Este llamamiento, con un fuerte carácter plebiscitario –una especie de órdago- llama mucho más la atención en una organización constituida por una comunidad política que desde sus orígenes siempre había propuesto, incluso en su propio partido, otro tipo de prácticas en las maneras de ejercer el poder. Es decir, aquellas formas de representación más horizontales reclamadas desde la potencia colectiva del movimiento 15M –germen fundacional de Podemos – diverso y plural, anónimo en esencia y contrario a cesarismos, y capaz de reconocer el poder de cualquiera que, como subraya Jacques Ranciere, es premisa esencial para una democracia radical (este filósofo francés preconiza incluso el sorteo aleatorio como forma de garantizar una verdadera representación democrática).

Ahora que este partido se empieza a parecer cada vez más a cualquier otro, vendría bien recordar aquellos llamamientos contra la “vieja política” y el parlamentarismo tradicionales, las críticas a la partitocracia, las exigencias de máxima trasparencia parlamentaria, la rotación periódica de los cargos públicos para evitar su profesionalización, el fomento de la democracia de proximidad o la ampliación de los cauces participativos. Un conjunto de medidas que permitirían dejar atrás los liderazgos personalistas, el autoritarismo de los aparatos burocráticos de los partidos, las inercias endogámicas, la corrupción endémica derivada del abuso de poder, las camarillas profesionales o las castas, como en sus inicios repetían una y otra vez. Seguir leyendo «RESISTENCIA, REBELDÍA, REBELIÓN, REVOLUCIÓN.»

ENTREVISTA EN PERIFÉRICA

Esta entrevista de Daniel Heredia, que se publicó hace unas semanas en Periférica Internacional, Revista para el análisis de la cultura y el territorio de la Universidad de Cádiz, se realizó en el verano del año 2016, poco después de que dimitiera de mi cargo de Director General de Contenidos y Espacios Culturales de Madrid Destino, la sociedad anónima que gestiona la mayor parte de los equipamientos culturales y turísticos más emblemáticos del Ayuntamiento de Madrid.

A pesar de que ha pasado un tiempo considerable desde entonces, los contenidos siguen teniendo vigencia, en la medida que insisto un vez más sobre algunas de mis obsesiones personales y preocupaciones profesionales sobre la cultura pública, entendida como derecho social.

 

ENTREVISTA

El nombre de Santiago Eraso (San Sebastián, 1953) últimamente, tras su dimisión como Director General de Contenidos y Espacios Culturales de Madrid Destino, ha estado muy presente en los medios de comunicación nacionales por cuestiones políticas. Sin embargo, en esta entrevista queremos profundizar en su trabajo, en su experiencia y en su forma de entender el vínculo entre la educación, el arte y la cultura. Decía Unamuno que cuando dos personas se encuentran no hay dos, sino seis personas distintas: una es como uno cree que es, otra como el otro lo ve y otra como realmente es; esto multiplicado por dos da seis. Pues eso. Este profesional de larga trayectoria en la gestión cultural –les recomiendo una visita a su página web– comparte con los lectores de Periférica algunas reflexiones  donde habla con claridad. Para Santiago Eraso, “es mucho más importante invertir en una amplia red de pequeñas estructuras multiformes, plurales, que no en grandes equipamientos, icónicos, vinculados al flujo del turismo”. En su web afirma que “actualmente” sigue investigando y trabajando en arte y cultura, “como autónomo e independiente”. Suma y sigue. Esta entrevista –realizada entre diciembre de 2016 y enero de 2017– se desarrolló a través de decenas de correos electrónicos, entre explicaciones y testimonios tangibles. Seguir leyendo «ENTREVISTA EN PERIFÉRICA»

LEER Y ESCRIBIR EN LA ERA DE LAS MULTINACIONALES 

A mediados de octubre se celebró la Feria Internacional del Libro de Frankfurt, probablemente la más importante de Europa. A finales de noviembre ha tenido lugar la de Guadalajara en México, a su vez, la primera feria de Latinoamérica y la más destacada del mundo en lengua castellana. En esta edición la ciudad de Madrid ha sido la invitada de honor. A principios de diciembre la de Durango en Euskadi, que desde 1965 viene siendo el mejor escaparate para mostrar la producción cultural vasca y especialmente la que se hace en euskera. Aunque cada feria tiene su propia identidad, todas son una ocasión excelente para tomar el pulso a la situación del mundo del libro y la lectura.

En las ferias, igual que en los festivales de cine o música, el frágil equilibrio entre iniciativa pública y privada o entre pequeñas empresas y grandes compañías, se manifiesta con todas sus consecuencias y contradicciones. En estas citas populares y encuentros de especialistas, también las clásicas dicotomías conceptuales de las que tanto se habla entre los profesionales de la cultura – calidad o cantidad; minorías frente a mayorías; cultura de élite o cultura popular; especialistas o aficionados; ensayo y experimentación frente a banalización; cultura y arte contra industria y negocio; multinacionales o editoriales independientes; grandes superficies comerciales o pequeñas y medianas librerías, etc.- adquieren rango de aporía, entendida como razonamiento donde surgen paradojas irresolubles. No es fácil afirmar y mucho menos dogmatizar si es “mejor” leer a la filósofa Hannah Arendt o a Paulo Coelho, escuchar Lady Gaga o Mozart. Está claro que los caminos hacia el conocimiento son inescrutables y cada cual es muy libre de elegir el suyo (habría que añadir también la dicotomía educación o negocio, en tanto en cuanto la industria editorial dedicada a los libros de texto juega un papel fundamental a la hora de señalar los vicios y problemas del sistema educativo. Este capítulo, por si solo, merecería una extensa reflexión ya que, además de que supone el mayor volumen del comercio del libro, es donde mejor se manifiesta la lenta transformación de los métodos de enseñanza en los colegios).

Ferias del libro de Madrid y Durango (País Vasco)

Más allá de las dificultades que implica intentar resolver las paradojas mencionadas, estas reflexiones que siguen tratan de analizar hasta donde, para los que seguimos pensando que el acceso a la cultura es un derecho social, podemos exigir a las administraciones públicas determinada política cultural de apoyo al libro o a la producción de contenidos y, por extensión, al fomento de la lectura, con todo lo que conlleva en los procesos formativos de las personas y de su emancipación. Seguir leyendo «LEER Y ESCRIBIR EN LA ERA DE LAS MULTINACIONALES «

POLÍTICA, BUROCRACIA Y GESTIÓN CULTURAL

En su célebre texto ¿Qué es la burocracia? Max Weber la definía como la organización eficiente por excelencia, llamada a resolver de forma racional los problemas del Estado, la sociedad y las empresas. Para este polifacético pensador alemán, estaba diseñada científicamente para funcionar con exactitud -ni más, ni menos- y lograr los fines para los cuales fue creada en beneficio del capitalismo moderno y en el avance de la democracia de masas. La burocracia en su justa y equilibrada medida sería el mejor sistema de garantías ciudadanas que nos permitiría depositar nuestra confianza en el estado democrático para que gestione nuestro patrimonio y los recursos públicos. En esta dirección se pueden entender también los recientes alegatos en defensa de una burocracia socialista que, de forma reiterada, viene proponiendo el polémico filósofo esloveno Slavoj Zizek, para hacer llegar la sanidad o la educación (cultura) a todos aquellos que en este último ciclo de acumulación capitalista han visto recortados sus derechos.

Fue a partir de la célebre novela El castillo de Franz Kafka cuando, tal vez, se popularizó la connotación negativa y mucho más extendida que tiene hoy en día este vocablo. A través de las páginas de su novela póstuma podemos comprender la lucha y la consiguiente alienación y frustración, aparentemente interminable, de su personaje K, desesperado por ser admitido por las autoridades del castillo que gobiernan el pueblo.

Entre el exceso paternalista y la carencia irresponsable, la burocracia y la administración del Estado -en sus diferentes niveles- se han ejercido con objetivos e intereses contrapuestos y en demasiadas ocasiones han olvidado la función principal por las que fueron creadas: servir a lxs ciudadanos para garantizar sus derechos, contribuir a que, facilitándoles los trámites, cumplan debidamente sus obligaciones y permitir el acceso democrático a todos los servicios públicos. Seguir leyendo «POLÍTICA, BUROCRACIA Y GESTIÓN CULTURAL»

LA CULTURA Y EL ARTE ENTRE BIENES COMUNES, PÚBLICOS Y PRIVADOS.

Según leemos en Los bienes comunes del conocimiento, recopilación de texto, publicada por Traficantes de Sueños, coordinada por Charlotte Hess y Elinor Ostrom– premio Nobel de Economía en 2009 por su análisis de la gobernanza económica de los bienes comunes- estos pueden ser pequeños y prestar servicio a un grupo determinado (la nevera familiar, una colección de discos o fotos), tener una escala comunitaria (aceras, campos de juego, bibliotecas, etc.) o alcanzar una dimensión internacional y global (los mares, el conocimiento científico); pueden estar bien delimitados (los parque, los museos), ser transfronterizos (el rio Danubio, la migración de los animales o Internet) o no tener límites muy claros (los saberes populares, el conocimiento, la capa de ozono).

Aunque los bienes públicos y los comunes no pertenezcan a la misma familia –de hecho pueden ser contrapuestos- se podría aventurar que, por pertenecer al ámbito del dominio público, una parte importante de los saberes culturales pueden considerarse bienes comunes y, en cierto modo, aunque en un sentido estricto no lo sean, también otros podrían serlo ya que, por estar gestionados por instituciones públicas o comunitarias, deberían ser accesibles (no siempre lo son). Según la doctrina del fideicomiso público determinados recursos son públicos por naturaleza y no pueden ser propiedad de individuos privados ni del Estado, que en todo caso es “administrador” de los intereses populares. Por tanto, no siendo dueño de esos bienes, tampoco puede venderlos, ni regalarlos a intereses privados. Aunque adquirir y descubrir conocimiento es tanto un proceso social como un proceso profundamente personal, cuanto más gente comparta conocimiento útil, mayor es el bien común. Seguir leyendo «LA CULTURA Y EL ARTE ENTRE BIENES COMUNES, PÚBLICOS Y PRIVADOS.»

ENTREVISTA REALIZADA POR ALBERTO MOYANO PARA EL DIARIO VASCO

Ayer se publicó en el Diario Vasco de Gipuzkoa esta entrevista que Alberto Moyano me hizo para contrastar mi opinión sobre diferentes aspectos de la cultura institucional de Donosti/San Sebastian: el balance sobre la Capitalidad de la Cultura 2016, el primer año de Tabakalera, el derribo del viejo edificio de Arteleku y la situación actual de su legado etc. La entrevista tuvo una versión periodística más breve, debido a los ajustes de maquetación. Os dejo aquí la completa.

¿Cómo vivió desde Madrid la Capitalidad Cultural donostiarra?

Con distancia, con sensaciones muy contradictorias. Un alejamiento que se venía gestando anteriormente, debido a la errática deriva en la que estaba inmerso el proyecto. Mi desafección tuvo que ver también con otros desencantos difíciles de pormenorizar en esta entrevista. Incluyo también mi huida hacia delante. Además, mi tiempo se iba en ejercer mi papel de Director General de Madrid Destino, la empresa pública que gestiona la mayor parte de los equipamientos culturales municipales de la capital de España. Estaba tratando de sobrevivir en la “guerra cultural” madrileña, un auténtico campo de minas atravesado de decepciones políticas, frustraciones profesionales y malestares personales.

ARCHDC. MADRID. 30-3-17. SANTII ERASO. FOTO: JOSE RAMON LADRA.

Seguir leyendo «ENTREVISTA REALIZADA POR ALBERTO MOYANO PARA EL DIARIO VASCO»